Con la pandemia del Covid-19, la costumbre de lavarse las manos a menudo o desinfectarse con geles antibacteriales, a la larga genera que la piel pierda sus defensas naturales y su capacidad protectora.

Es decir, lavarse las manos muy a menudo, afecta al ecosistema y estructura de la piel al eliminar los lípidos que actúan como barrera protectora de manera natural ante las agresiones externas.

Cuando se usa un desinfectante muchas veces al día, por elevado contenido de alcohol se debilita la capa córnea, fomenta la pérdida de agua y por tanto, deshidrata cualquier tipo de piel, esto podría derivar en síntomas de la dermatitis atópica.

Medidas para proteger la piel

Hidratarse las manos por la mañana y por la noche con una crema emoliente o incluso dos o tres veces al día, ayuda a proteger y regenerar la película lipídica.

Las personas que llevan máscara, también es necesario que se hidraten la cara por la mañana y por la noche.

Otras recomendaciones:

  • Usar filtros solares con antioxidantes que cuenten con principios activos como vitamina C, ácido hialurónico y ácido ferúlico, entre otros.
  • Disminuir el uso de maquillaje.
  • Aumentar el nivel de hidratación de las manos.
  • Disminuir el uso de esmalte en las uñas.

Artículo creado con información de bioderma.es.